contador de visitas Por qué Larroque se transformó en el vocero más “halcón” de Máximo Kirchner - Beto Valdez
viernes,12 de agosto de 2022
jueves, 28 de  abril de 2022

Por qué Larroque se transformó en el vocero más “halcón” de Máximo Kirchner

Por qué Larroque se transformó en el vocero más “halcón” de Máximo Kirchner

Luego de algunos años de ostracismo, Andrés Larroque se ha transformado en el vocero más áspero de Máximo Kirchner. Expresa críticas durísimas que el hijo de Cristina no podría decir porque todo explotaría en mil pedazos. Por qué decidió poner al «Cuervo».


Por Beto Valdez.

Entre 2015 y 2019 se comentó mucho en el universo kirchnerista que Máximo Kirchner había tomado distancia de su amigo Andrés “Cuervo» Larroque. Se hablaba de una pelea política, de que seguían siendo amigos y de que el hijo de Cristina Fernández seguía alquilando una casa en Villa Elisa, el lugar top de La Plata, para compartir las vacaciones. Sin embargo, una vez que asumió el poder el Frente de Todos el secretario general de La Cámpora quedó como un diputado raso. Y ahí volvieron las especulaciones.

“Algunos decían que Wado de Pedro, que es la contracara del Cuervo, lo había corrido por su estilo tan agresivo y era el momento de instalar al “Máximo moderado” que intentaba seducir al mundo empresario y financiero en las reuniones que le armaba Sergio Massa hasta la cuarentena. Pero el diputado Kirchner comprendió que se venían tiempos difíciles desde el punto de vista político hacia la interna y también en el escenario nacional.

En la primera ocasión que tuvo lo impulsó al Ministerio de Desarrollo Social de la provincia de Buenos Aires cuando Fernanda Raverta dejó ese cargo para desembarcar en la Anses. “Lo tenía en el banco de suplentes y lo convocó cuando entendió que el escenario se ponía áspero y ya no le servía seguir jugando su rol de interlocutor razonable con el círculo rojo”, cuentan en la Cámara de Diputados.

En plena pandemia Máximo consideró que había que cortar con tanta dulzura y que necesitaba un “halcón” en un cargo estratégico y de paso le ponía un stopper al gobernador Axel Kicillof, una relación que se venía deteriorando a pasos agigantados. Arrancó con bajo perfil y tratando mostrar gestión en un área muy sensible a nivel bonaerense y sobre todo en el conurbano. Una vez que se ganó su espacio dentro de la administración bonaerense, empezó a mostrar su estilo de confrontación habitual hasta convertirse en el vocero más agresivo del camporismo.

Resulta más que obvio que Larroque plantea en público y de mala forma, críticas que el hijo de la vice no podría expresar yendo tan a fondo. ¿Pero por qué el Cuervo? Máximo venía de impulsar un recambio generacional en su tropa y consideró que los nuevos cuadros que ascendieron tienen la calle y el peso político dentro del oficialismo para apuntar contra el presidente Alberto Fernández y Martín Guzmán, comentan en el kirchnerismo.

Además, es el único integrante de la primera línea de La Cámpora que no está a tiro de decreto de Alberto, como Wado en Interior, Raverta en Anses o Luana Volnovich en PAMI. El Cuervo tiene esa libertad más allá que a Kicillof y especialmente a su mando derecha, Carlos Bianco, no les causa ninguna gracia su protagonismo.

“Para Axel, el rol de Larroque es más incómodo que el de Berni”, dicen en La Plata. No por nada el gobernador y su jefe de asesores decidieron despegarse ayer de las filosas críticas del ministro contra Guzmán. La cuestión es hasta donde lo dejará avanzar Máximo porque su vocero ya está jugando al límite con la unidad de la coalición del oficialismo.


Publicaciones relacionadas

No hay comentarios

Escriba un comentario…
No hay comentarios aún Sea el primero en comentar este post

Comentar…

<