contador de visitas Carrió juega al misterio para ver si dan marcha atrás en el PRO - Beto Valdez
Viernes, 18 de Septiembre del 2020
lunes, 17 de  abril de 2017

Carrió juega al misterio para ver si dan marcha atrás en el PRO

Carrió juega al misterio para ver si dan marcha atrás en el PRO

La diputada Elisa Carió ha decidido renunciar públicamente a su candidatura a la provincia de Buenos Aires y poner en duda su desembarco electoral en la Ciudad de Buenos Aires a la espera de cómo responden desde el macrismo. En su participación en la mesa de Mirtha Legrand aprovecho para expresar cierto fastidio con manejos políticos del PRO y sutilmente trató de meterle presión a la gobernadora María Eugenia Vidal y al propio presidente Macri para ver cómo reaccionan.  Y de paso sigue instalando sus ansias de avanzar con el juicio político contra Ricardo Lorenzetti, donde siente que Cambiemos la dejo en absoluta soledad.

En su entorno aseguran que la jefa de la Coalición Cívica “aún desea competir” por el principal distrito del país sobre todo si Cristina Fernández de Kirchner se llega a presentar. “Es su última elección, quisiera retirarse con el protagonismo de ser la que defina la madre de todas las batallas”, comentan sus allegados. Aunque conociendo el estilo de la mesa chica del presidente no resulta nada fácil arriesgar que vayan a modificar la decisión de evitar la candidatura bonaerense de Lilita.

La diputada decidió jugar fuerte el domingo en Canal 13 y ahora esperará en silencio lo que vaya a ocurrir en las próximas 48 horas. Tiene previsto volver a la televisión el miércoles al programa “A Dos Voces” que se emite por TN. Mientras tanto juega con el misterio y negocia más lugares expectables para su tropa no sólo en Capital, sino también en Buenos Aires, Santa Fe, Entre Ríos y Mendoza. De acuerdo al feeling que perciba el miércoles anunciará su postulación porteña o seguirá dilatando la cuestión.

También ha trascendido en su entorno que no le entusiasma mucho volver a competir por el distrito capitalino y menos aún contra Martín Lousteau, uno de sus “ahijados” pese a que actualmente dicen que estaría enojada con él por no anticiparle que iba a renunciar a la embajada argentina en Washington. Todos los sondeos indican que la líder de la Coalición Cívica le ganaría con cierta comodidad al economista, también es cierto que a ella no le gusta enfrentar a dirigentes por los que siente simpatía.

Algo similar le ocurrió con Gabriela Michetti en las legislativas de 2009 y 2013. En ambas contiendas evito el mano a mano. La primera vez fue por una banca de diputada y optó por ponerlo primero a Alfonso Prat Gay y cuatro años después no quiso enfrentarla por un lugar en el Senado e impulso a Pino Solanas.   Mientras tanto, Lousteau observa detenidamente los pasos de sus eventuales rivales. No piensa mover ninguna ficha hasta ver si la candidata a enfrentar es Carrió o ella decide no jugar y lo deja a Diego Santilli. Todos juegan al misterio.

Beto Valdez


Publicaciones relacionadas