contador de visitas El kirchnerista que tomó distancia y ahora juega en la mesa chica de Alberto - Beto Valdez
domingo,25 de febrero de 2024
jueves, 17 de  marzo de 2022

El kirchnerista que tomó distancia y ahora juega en la mesa chica de Alberto

El kirchnerista que tomó distancia y ahora juega en la mesa chica de Alberto

Jorge Ferraresi, jefe del distrito de Avellaneda, se reconvirtió al albertismo a partir de su desembarco en el Poder Ejecutivo. Supo ser junto a Mario Secco, el intendente de Ensenada, los únicos Barones K de paladar negro. Hoy se sienta en la mesa chica de Fernández.


Por Beto Valdez.

Jorge Ferraresi fue noticia en las últimas horas por la obra obscena de remodelación que realizó en los 11 pisos del Ministerio de Hábitat que conduce desde que se transformó en el sucesor de María Eugenia Bielsa. Las explicaciones no cierran y la millonaria decoración VIP se transformó en un verdadero escándalo. De todas formas, el jefe del distrito de Avellaneda también es blanco de muchas críticas por su reconversión al albertismo a partir de su desembarco en el Poder Ejecutivo.

Ferraresi fue el sucesor de Baldomero “Cacho” Álvarez en el municipio de Avellaneda, se alineó con el kirchnerismo desde 2003 y en 2019 logró su tercera relección en Avellaneda, que actualmente quedó en manos del que fuera su jefe de Gabinete, Alejo Chornobroff. Supo ser junto a Mario Secco, el intendente de Ensenada, los únicos Barones K de paladar negro. Según fuentes del peronismo bonaerense, con su incorporación al Gabinete presidencial comenzó a hacerse albertista de la mano de sus colegas Gabriel Katopodis y Juanchi Zabaleta, miembros del ala dura de Alberto.

Uno de los atributos más llamativos de Ferraresi es que, al revés de todos sus antecesores en la intendencia de Avellaneda, no es de Independiente, ni de Racing. Es hincha fanático de Argentinos Juniors. Obviamente la picardía de los peronistas bonaerenses vincula esta rareza con el presidente, otro caracterizado simpatizante del equipo de La Paternal. “Alberto lo sedujo hablándole de los campeonatos ganados en los años 80”, dicen con sorna.

Lo concreto es que el caudillo de Avellaneda hoy se sienta en la mesa chica del jefe de Estado, es un defensor a ultranza de su administración y también respaldo enfáticamente el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional y su aprobación en la Cámara de Diputados, quedando en la vereda de enfrente de sus antiguos aliados Cristina Fernández de Kirchner y Máximo. “En el fondo es un Barón peronista y siempre va a jugar con nosotros si la jefa apuesta tan al límite de la ruptura”, dice un intendente en actividad.

El ministro junto a sus compañeros de Gabinete, Katopodis y Zabaleta, están en plena negociación con el grupo de intendentes bonaerenses que lidera Martín Insaurralde, virtual interventor de la gobernación. También forman parte de la rosca el titular de Infraestructura provincial, Leo Nardini, el diputado Mariano Cascallares y el presidente del Grupo Bapro, Gustavo Menéndez.

Los albertistas procuran que sus colegas que aún mantienen una alianza con Máximo Kirchner y Sergio Massa, para que no se vean involucrados en la interna mayor entre el presidente y su vice. “Tenemos que asegurar la unidad del PJ bonaerense por más que muchos no estemos de acuerdo con la llegada de Máximo a la conducción partidaria, lo único que importa es volver a ganar la provincia el año que viene”, dice uno de los participantes de estas reuniones y asados de pacificación.


Publicaciones relacionadas

No hay comentarios

Escriba un comentario…
No hay comentarios aún Sea el primero en comentar este post

Comentar…

<